La única exposición y foro de negocios de gestión de residuos en México

¿Realmente el plástico tiene la culpa de la contaminación ambiental?

Se suele culpar a la industria del plástico por la gran cantidad de residuos de este material en la superficie del planeta, pero, ¿la culpa recae solo en esta?

Una industria joven

El mundo de los materiales plásticos es muy joven y aun así ha logrado aportar valiosas soluciones a muchas de las necesidades más apremiantes de la humanidad, siendo utilizado ampliamente en aplicaciones de la industria médica, farmacéutica, alimenticia, automotriz, agrícola, deportiva, manufacturera, entre otras. Esto ha sido posible gracias a las propiedades que ofrecen las resinas plásticas y a su facilidad de procesamiento. Un artículo plástico puede ser a la vez resistente, liviano, flexible, reusable y reciclable.

Asimismo, se ha desarrollado toda una industria alrededor del plástico que incluye a productores de las resinas, fabricantes de maquinaria para el procesamiento de plásticos, diseñadores de productos y herramentales, operadores logísticos, comercializadores de productos y empresas dedicadas al reciclaje.

Es bien sabido que, por su composición química, los artículos plásticos tardan mucho tiempo en degradarse. Si a esto se le suma la falta de conciencia ambiental, evidenciada en la mala disposición de los residuos, se llega a la situación que actualmente está generando tanta polarización a nivel mundial: la satanización del plástico como consecuencia de la acumulación de residuos y su impacto ambiental en muchos ecosistemas.

El verdadero problema

Es muy fácil criticar la industria del plástico cuando aparece la imagen de algún animal marino enredado en una bolsa o cuando se muestran fotografías aéreas del “séptimo continente”, esa isla flotante de 3,5 millones de toneladas de residuos plásticos que navega por el Océano Pacífico. Ante estas deplorables situaciones, la conclusión “lógica” a la que han llegado muchas personas y gobiernos es que “el plástico es malo y hay que prohibirlo”. De hecho, en muchas ciudades ya se ha comenzado a prohibir el plástico de un solo uso.

Indudablemente estamos ante una crisis y es lógico que surjan todo tipo de iniciativas bienintencionadas, aunque desarticuladas, pues no tienen en cuenta a todos los actores de la cadena de valor del plástico: fabricantes, comercializadores, consumidores y recicladores. En estos casos, lo primero que se debe hacer es identificar las verdaderas causas del problema antes de implementar cualquier solución. En ese sentido, la pregunta que se debe formular es: ¿Por qué están todos esos desechos plásticos ahí, cuando existe todo un sistema de separación, recolección y disposición de residuos?

De entrada, no parece que la causa del problema fuera el plástico en sí, porque de otra manera no se explicaría cómo se ha implementado con éxito en muchas aplicaciones, precisamente con el objetivo de reducir la contaminación, por ejemplo, en la sustitución de muchas piezas metálicas de automóviles y aviones por partes plásticas para minimizar el peso y, por ende, reducir el consumo de combustible y generar menos emisiones.

Por otro lado, también habría que analizar cómo se verían modificados nuestros hábitos si se prohibiera el uso del plástico en muchísimas aplicaciones que hacen parte de nuestra vida cotidiana, pues si muchos de los productos que consumimos actualmente utilizan plástico o son de plástico, es porque todavía no ha surgido otro material mejor que lo sustituya. ¿De verdad quisiéramos regresar a la época en que el lechero llevaba la leche todos los días temprano a la casa en botellas de vidrio? ¿Nos gustaría que nos pusieran inyecciones con jeringas metálicas reutilizables?¿Nos arriesgaríamos a tomar agua de la llave en lugares poco higiénicos o preferiríamos una botella de agua?

Fuente: http://www.plastico.com/

Share